Conócete a ti mismo: El arte de crearse

Hace 2 años

Por

“…Todo proceso de mejoramiento social habrá de fracasar inevitablemente si antes no se encara el problema del individuo.”

Carlos Bernardo Gonzalez Pecotche

 

Actualmente sobrevivimos inmersos en una forma de vida regida por los tiempos de la macdonalización. Nos hemos acostumbrado a prescindir cada vez más de los espacios personales de pacificación y autoconocimiento.

En la antigüedad era bien sabido que el ocio (que viene del griego Skholè “ocio, tiempo libre” es también la raíz de la palabra “escuela”) representan espacios fundamentales para el desarrollo sano de nuestra individualidad.  Estos momentos de “no hacer” brindan la oportunidad para enfocarnos en el conocimiento de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

Con una simple pregunta podemos corroborar si hemos sido macdonalizados total o parcialmente ¿Cuántas veces en una jornada podemos detener la maquinaria de pensamientos que abundan en nuestra mente  para reflexionar sobre la  clase de circunstancias existenciales nos rodean?

Estos espacios personales de “no tiempo” o como prefieren llamarlos, consisten en ejercitar la meditación, la concentración, la auto observación, el estudio personal, etc. El objeto de esta práctica tiene diversas capas de profundidad, según el nivel de autoconocimiento alcanzado por el individuo. En un primer nivel de acercamiento es importante que sepamos que a todo Ser Humano le resulta funcional y positivo poder lograr detener los procesos ordinarios de pensamiento de forma cada vez más consciente y permanente. Este tipo de procesos rigen en lo cotidiano nuestras vidas y si empezamos a vislumbrar qué se esconde dentro de nuestras mentes, tras el escenario de lo que llamamos realidad, tal vez, siempre tal vez, comenzaríamos a entender esta realidad con mayor profundidad.

La práctica disciplinada y el esfuerzo sostenido a lo largo del tiempo nos permiten acceder a procesos de pensamiento que operan en nuestra psiquis al margen del condicionamiento institucional y de la programación paradigmática de nuestras capas psicológicas más superficiales. Estudios científicos que indagaron sobre el vínculo entre la práctica de la meditación y la extensión de las alteraciones cerebrales, como el  realizado por el Laboratorio de Neuroimagen[1] de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), han demostrado que quienes meditan generan más pliegues (mayor grado de girificación) en la corteza cerebral. Permitiéndoles  procesar información más rápido que la media actual.

La disciplina de meditar, entendida como un estado de atención plena sobre nuestra psiquis si es practicada durante años, genera un aumento en el grosor del cerebro y fortalece las conexiones neuronales que nos permiten incrementar su capacidad adaptativa natural (neuroplasticidad cerebral). Asimismos aumenta nuestras capacidades y afecta positivamente en nuestras capacidades cognitivas, memoria, atención, pensamiento, conciencia, procesamiento de información, toma de decisiones, empatía, sensibilidad, y estados de concentración.

Esto paulatinamente, genera una diferenciación entre el pensamiento ordinario, cotidiano, automático y el pensamiento profundo. Tras 8 semanas de media hora de meditación o procesos concientes autoobservación

empezamos a dilucidar qué ideas son de origen propio o de carácter externo, es decir creadas por nosotros o impuestas desde afuera. Esto nos ayuda a entender quiénes realmente somos como individuos y qué espera por ser des-cubierto en el fondo de nuestra propia Humanidad.

Las maneras de transmitir diferentes tipos de procesos de autoconocimiento ha variado a través del tiempo, el espacio y la cultura tomado formas de lo más variopintas según l as escuelas de iniciación, las escuelas esotéricas, las doctrinas espirituales, los dogmas religiosos, las filosofías de vida e incluso los movimientos de carácter artístico, político, social y/o económico que las creaban.[2]

En este apartado simplemente queremos remarcar que lo importante no es la forma que cada uno pueda adoptar según sus preferencias personales o inclinaciones culturales sino el contenido esencial que podemos encontrar en nosotros mismos. La posibilidad que tenemos de detener la maquinaria mental aprendida para empezar a dilucidar: ¿qué pensamientos son realmente nuestros y cuáles no? ¿Somos creadores y soberanos de nuestra realidad o esclavos de una imposición? [3]

Para cerrar dejamos la onscripción del Frontispicio del Templo de Delfos, antigua Grecia, que parece resumir en un parrafoi el anhelo y destino de toda la Humanidad:  “Te advierto, quien quiera que fueres, Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los tesoros.¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y  conocerás al Universo y a los Dioses.”

 


[1] Artículo: Evidence builds that meditation strengthens the brain.

[2] Profundizaremos en el Capítulo V – Espiritualidad Práctica sobre los efectos científicamente comprobados de las prácticas de autoconocimiento y evolución conciente.

[3] IDEM 1.


Indice de CapítulosLa Transicion hacia el Paradigma de la Abundancia.

   Capitulo I - Emerge La Conciencia.

      Subcapitulos

         I-i -  Visión Panorámica: nuestro Mapa

         I-ii –  ¿Donde estamos? – El Paradigma de Escasez.

        I-iii – ¿Hacia donde vamos? – El Paradigma de Abundancia

        I-iv -  Economía Basada en Recursos

 Franz Floyd

Deja un comentario

  • Joaquin Gorreta dice:

    Escribe aquí tu cCOMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.

    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.

    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.

    Atentamente:
    Joaquin 55 años

    omentario