La parábola de DAN. “Tenerlo todo” es “perderlo todo”.  Los codiciosos se merecen los unos a los otros.

Gracias a StudioJOHO.