Fundamentos de la Agricultura Natural: La historia de Masanobu Fukuoka

Hace 2 años

Por

Microbiólogo japonés, dejó el laboratorio por la vida natural. Autor de las obras La Revolución de una Brizna de Paja y La Senda natural del Cultivo en que presenta sus propuestas para una forma de agricultura que es llamada agricultura natural o el método Fukuoka. Fuente: Regionsolar.com

En sus libros nos cuenta como la naturaleza produce en sus tierras de Japón, “sin que él haga nada” especial mas que amar la Tierra y esparcir semillas a tutiplén. En alguna ocasión se refiere a su método como agricultura budista, que es el método del “no-método”. También cumple la condición de “permanente”, pues ha comido y vivido casi toda su vida allí, y cada vez ha sido más fértil y próspero el lugar.

Masanobu Fukuoka no araba sus tierras, ni labraba, no escardaba o quitaba malas hierbas, no empleaba composta ni abonos, evidentemente no usaba fertilizantes químicos, ni biológicos, ni herbicidas o pesticidas, “no sembraba”, no podaba sus frutales; y no era partícipe del corrupto sistema que ha dominado a la humanidad desde tanto tiempo; no contribuía con las industrias multinacionales agroquímicas que matan a la diversidad natural y contaminan nuestras tierras y aguas.

Masanobu Fukuoka “entendió la naturaleza” (lo cual es un proceso permanente e infinito) aprendió de ella y la imitó. Fukuoka practicaba un sistema de cultivo que él llamó “agricultura natural”, y aunque algunas de sus prácticas son específicas a Japón, la idea que rige su método se ha aplicado con éxito alrededor del mundo. Su sistema se encuadra dentro del ámbito de la permacultura.

La esencia del método de Fukuoka es reproducir las condiciones naturales tan fielmente como sea posible de modo que el suelo se enriquece progresivamente y la calidad de los alimentos cultivados aumenta sin ningún esfuerzo añadido.

Principios de trabajo

  • No arar: de esta forma se mantiene la estructura y composición del suelo con sus características óptimas de humedad y micronutrientes
  • No usar abonos ni fertilizantes: mediante la interacción de los diferentes elementos botánicos, animales y minerales del suelo, la fertilidad del terreno de cultivo se regenera como en cualquier ecosistema no domesticado.
  • No eliminar malas hierbas ni usar herbicidas: éstos destruyen los nutrientes y microorganismos del suelo, y sólo se justifican en monocultivos. Pero Fukuoka propone una interacción de plantas que enriquece y controla la biodiversidad de un suelo.
  • No usar pesticidas: también matan la riqueza natural del suelo. La presencia de insectos puede equilibrarse en un cultivo.
  • No podar: dejar a las plantas seguir su curso natural.
  • Bolas de arcilla (Nendo Dango). -ver más abajo

Estos radicales principios de trabajo se basan en una filosofía de no hacer ( Wu Wei) , o más exactamente no intervenir. Fukuoka alcanzó un grado de comprensión de los microecosistemas del suelo, que ha ideado un sistema de trabajo que libera de laboreo y esfuerzos innecesarios de la agricultura conocida. Su método, que el llama a veces Agricultura Natural Mahayana, se basa en empezar dando y luego recibir de forma natural , en lugar de exigir a la Tierra hasta agotarla.

Bolas de arcilla (Nendo dango)

Para mejorar la producción de la Naturaleza con la menor intervención posible ideó un sistema que permite sustituir el arado así como los espantapájaros y otros métodos:

  • Mezclando semillas dentro de bolitas de barro de unos 2 o 3 cm que luego esparcirá por el campo
  • las bolas se desharán con la primera lluvia intensa, y las semillas comenzarán a brotar, hasta entonces protegidas de los animales y el tiempo.
  • en la mezcla de semillas vienen incluidas las semillas del cultivo que se desea hacer, junto a otras plantas (principalmente trébol blanco) que germinarán más pronto y crearán una capa fina que protegerá el suelo de la luz, impidiendo la germinación de hierbas, pero no de cereales o lo que se desea cultivar.
  • En lugar de arar o desherbar el campo, lo recubre con restos de las plantas cultivadas en la cosecha anterior, de forma que se crea un compostaje natural, que conserva la humedad y los nutrientes e impide la proliferación de hierbas no deseadas.

Otros detalles

  • En las bolas de arcilla puede incluirse una parte de abono natural (estiércol u otros)
  • Una porción de pimienta de cayena ayuda a disuadir a los animales que se puedan comer las semillas
  • En las bolas pueden incluirse diversas combinaciones, según sea el cultivo de cereales, hortalizas, frutales, zona boscosa, etc. de modo que pueden tener muchos más usos que el de producción de alimentos agrícolas: reforestación, reverdecimiento, regeneración de suelos…

Sistema de trabajo

Su sistema se basa en respetar, e incluso potenciar, los ciclos naturales, de manera que éstos aseguran una mejor calidad del crecimiento de las plantas. Mediante sencillas intervenciones en el momento adecuado, permite reducir considerablemente el tiempo de trabajo. Estas intervenciones se basan en la interacción de biosfera y suelo.

Fundamentos de la Agricultura Natural: 2 partes

Deja un comentario